Divulgando que es gerundio


El objetivo de este blog es exponer, de forma sencilla y asumible para un público amplio, temas relacionados con diversas disciplinas (con especial inciso en Psicología), de la manera más amena e interesante posible, y sin olvidar la rigurosidad.

El equipo de bloggers desea que se produzca un debate porque al fin y al cabo es la base del conocimiento, así que desde divulgando que es gerundio (sí, vaya nombrecito) se incita a los lectores a comentar las entradas, ya sea para preguntar, asentir, negar o cualquier cosa que se os ocurra.


jueves, 27 de octubre de 2011

Modificación de Conducta: para profesores y padres


En esta entrada, a petición de una persona del gremio, trato la aplicación de la Modificación de Conducta en el ámbito educativo y, en concreto, dentro del propio aula, como tarea que los profesores deberían saber realizar, al menos en sus puntos más básicos. Sin embargo, muchas de estas técnicas también pueden ser aplicadas en otros ámbitos (en el propio hogar, sin ir más lejos)


La Modificación de Conducta aplica los conocimientos de la Psicología Experimental del comportamiento humano, de cara a conseguir un cambio conductual en determinados sujetos, con el fin de prevenir y/o solucionar problemas. Pertenece a lo que conocemos como Conductismo, y bebe de las teorías del aprendizaje (con los 3 paradigmas: condicionamiento clásico, operante, y modelado o aprendizaje observacional). También puede tener sus limitaciones en los casos en los que deja algo de lado los aspectos más cognitivos y menos directamente observables (emoción, motivación, creencias, etc).


  • Algunos conceptos básicos:

-Refuerzo positivo: Aplicación de un evento que, presentado tras una conducta, provoca el aumento de la probabilidad de que se de la misma. Este evento, que se asocia con la conducta que queremos que aumente, es importante que sea un reforzador eficaz. Los hay de distinto tipo: material (juguetes, libros), de actividad (salir al recreo, practicar juegos o deportes), sociales (elogios), etc. A veces, la mera atención que prestamos a un niño cuando tiene una pataleta, o cuando realiza alguna otra conducta indeseable, es un refuerzo potente que llevamos a cabo sin quererlo, y que juega en nuestra contra (es un error muy frecuente si os parais a pensar).

Aquí
podemos ver las ventajas e inconvenientes de algunos de los posibles reforzadores.

-Refuerzo negativo: Supresión de un estímulo aversivo, como consecuencia de la emisión de una conducta, que provoca que aumente la probabilidad de que se de dicha conducta. Un ejemplo sería reducir la duración de un castigo por buen comportamiento del chico.

-Castigo positivo: Aplicación de un estímulo aversivo, de manera contingente (dependiente) a la emisión de una conducta, que hará que ésta disminuya. Un estímulo aversivo es aquel que, asociado con una conducta, disminuye la probabilidad de ocurrencia futura de la misma. Puede ser un gesto, una expresión, una acción.

-Castigo negativo: Supresión de un estímulo apetitivo, como consecuencia de la emisión de una conducta, que reducirá su emisión. Por ejemplo, no ver la tele si se porta mal.

-Extinción: Conducta que, previamente reforzada, deja de serlo. Tras ello, tiende a desaparecer. Es un procedimiento eficaz para reducir conductas, aunque más lento que otros. Además, antes de la desaparición, se suele observar un repunte de la conducta. Por tanto, no debe aplicarse ante conductas graves que queremos que desaparezcan de forma inmediata.

-Recuperación: Conducta que, previamente castigada, deja de serlo. Tiende a aumentar su frecuencia hasta niveles anteriores al castigo.


En ocasiones querremos intervenir por un exceso conductual, pero otras también por un déficit de las mismas (un error frecuente ha sido ignorar al niño calladito e inactivo, porque "al menos no da problemas"), o bien porque se lleven a cabo en un contexto inadecuado.

  • Técnicas para establecer y/o aumentar conductas
Una serie de premisas a tener en cuenta a la hora de aplicar un programa de reforzamiento pueden consultarse aquí. Por lo demás, vamos con las técnicas:


-Moldeamiento o aproximaciones sucesivas

Consiste en el refuerzo de conductas que son cada vez más parecidas a una conducta meta que queremos implantar. Se refuerzan las conductas que más se parecen, hasta que, poco a poco, consigamos llegar a esa conducta meta. Al principio, se parte de una conducta que ya existe en el repertorio del niño, se refuerza, y cuando la conducta está consolidada, se hace desvanecer el refuerzo. Esto hará que esta conducta adopte otras formas parecidas. De ellas, se seleccionará y reforzará aquella que se parezca más a la conducta meta. Se procederá de este modo, de conducta en conducta, hasta llegar a la conducta final.

Es posible ayudarse de técnicas adicionales para hacer que se den conductas cada vez más parecidas a la que buscamos, como el uso de estímulos discriminativos (disposición ambiental que "seleccione" las conductas apropiadas), el Modelado (persona que actúe de modelo, llevando a cabo la conducta que queremos que el niño haga, para que éste la vea y aprenda), la guía física (en conductas motoras), o instrucciones verbales.
En el ámbito educativo, esta técnica puede emplearse, además de en la educación especial, en la enseñanza tanto de contenidos instrumentales (aprendizaje de la lectura,...) como académicos.

-Encadenamiento

 Formación de una conducta compleja, a partir de la combinación de otras más sencillas que se encuentran en el repertorio del niño. Es parecido al Moldeamiento.
Puede realizarse encadenamiento hacia adelante, o hacia atrás (el más empleado). 
En este último caso, por ejemplo, aplicado a la conducta de hacer una operación matemática, en primer lugar, se le ayudaría a realizar la operación entera, excepto el último paso, y cuando él lo lleve a cabo, lo reforzamos. En segundo lugar, haríamos toda la secuencia, excepto los dos últimos pasos, y cuando los haga lo reforzamos...y asi, sucesivamente, hasta que, finalmente, el niño aprenda a realizar toda la secuencia por él mismo desde un principio

-Desvanecimiento

 Este procedimiento busca que la conducta se mantenga en ausencia de los estímulos guía que se utilizaron para fomentarla. Se trata de ir eliminando los estímulos instigadores, hasta dejar la conducta bajo control de estímulos naturales (sin ayuda adicional). Así, conseguimos que el niño aprenda a realizar la tarea sin esa ayuda extra que pudo requerirse en un principio. El desvanecimiento se hará progresivamente, demorando la intensidad, tiempo de presentación, o la extensión, del estímulo guía.
Es muy útil en el aprendizaje de diversas habilidades. 

En todas estas técnicas, para que las nuevas conductas aprendidas tengan mayor probabilidad de generalización y se mantengan con posterioridad, hay que tener en cuenta algunos aspectos, como ayudar a identificar elementos comunes a diversas situaciones, no suspender bruscamente los programas de reforzamiento, entrenar la conducta en situaciones estimulares diferentes, o sustituir progresivamente los reforzadores artificiales empleados por reforzadores naturales (los que se encuentran habitualmente en su medio).

  • Técnicas para reducir y/o eliminar conductas 
Más eficaces cuando se combinan con el refuerzo de conductas alternativas.

-Reforzamiento Diferencial: Tres tipos.
    1) De tasas bajas: Se refuerza al individuo por mantener una tasa de conducta menor que la que mantenía. Resultados lentos y no aplicable en conductas graves. Útil en autocontrol (hablar en exceso con el compañero mientras debería estar haciendo los ejercicios)
    2) De otras conductas: Se refuerza cualquier conducta excepto la inapropiada. Se producen cambios rápidos y duraderos, aunque hay que vigilar lo que se refuerza.
    3) De conductas incompatibles o alternativas: Se refuerza una conducta que no puede realizarse al mismo tiempo que la inapropiada (es incompatible con ella). Ejemplo: reforzar el estar callado en clase cuando se pretende eliminar el hablar demasiado. Procedimiento lento, hasta que la conducta incompatible alcanza una tasa adecuada (si no está bien instaurada todavía). La Técnica de la Tortuga es un método basado en este principio. 

-Coste de Respuesta o castigo negativo

Consiste en retirar un reforzador positivo de manera contingente a la emisión de una conducta que queremos reducir. Ejemplo: castigar sin recreo, sin jugar a algo durante el tiempo libre, o simplemente retirarle la atención cuando tiene una pataleta.
Si nos cuesta encontrar un reforzador que suprimir, podemos introducir uno, y posteriormente retirarlo.
Se produce una reducción rápida y duradera, aunque a veces genera evitación y agresión.

-Tiempo-Fuera de Reforzamiento

Consiste en retirar las condiciones del medio que permiten obtener reforzamiento, o sacar al individuo de éstas, de manera contingente a la emisión de una conducta inapropiada. No incluye estimulación aversiva.
Ejemplo: sacar al niño del aula si, cuando contesta con una "gracia" al profesor, los demás le ríen la gracia. A poder ser, debe evitarse el aislamiento del chico. A veces es mejor, por ejemplo, no dejar que vea a los demás, o colocarlo a unos metros de distancia. La duración no debe ser amplia: no más de 1 min por año del niño. Tener mucho cuidado con que esta modificación del ambiente no suponga un refuerzo, ya que, si se da el caso, el niño podría forzar la situación para obtenerlo (por ejemplo, preferir estar en el pasillo para perderse la clase de matemáticas). Es aplicable ante una gran variedad de conductas problema. Como desventaja, podemos citar el hecho de que, por sí solo, no enseña una conducta alternativa positiva, que es una supresión gradual y no permanente de la conducta, o que facilita respuesta emocionales negativas.
-Saciación

Presentación de un reforzador de forma tan masiva que pierda su valor reforzante. 
   1) De respuesta o práctica negativa: emisión masiva de la conducta a reducir. Por ejemplo, citar al niño después de clase para que repita masivamente la conducta de lanzar bolas  de papel a través de la carcasa del bolígrafo, sin hacer pausas, hasta mostrar saturación.
   2) De estímulo: proporción masiva del refuerzo que mantiene la conducta

-Sobrecorreción

Compensar en exceso o sobrecorregir las consecuencias negativas de una conducta inadecuada.
   1) Restitutiva: Restaurar el daño y mejorar el estado original anterior al acto.
   2) De práctica positiva: En conductas que no dañan (como la autoestimulación), no es posible restitución pero sí la práctica de una conducta positiva incompatible con la inapropiada. 
Como desventaja, los efectos a veces suelen ser graduales y requiere cierto tiempo de aplicación.

-Castigo positivo

Exposición a estimulación aversiva tras la consecución de una conducta. Es el último recurso, y esto no es por una moda pedagógica blandengue. Hay razones basadas en investigaciones, entre ellas:
   1) A largo plazo, no se reduce la conducta más rápidamente que con la ausencia de refuerzo.
   2) No produce ningún aprendizaje de conducta positiva.
   3) Puede incrementar formas agresivas de interacción del niño con otras personas, promover conductas de escape (fuga, desatención)
   4) Pueden necesitarse castigos de intensidad creciente para lograrse el mismo efecto que se conseguía en un principio.
Aún así, el castigo positivo puede ser indicado, de manera provisional, en casos en los que el comportamiento negativo sea muy grave (agresión, autopunición, etc), o cuando no responde a otro tipo de programas.
Una cosa a tener en cuenta: A veces, lo que creemos un castigo, no lo es. Por ejemplo, cuando se echa la bronca a un niño, puede llegar a convertirse incluso en un refuerzo (atención que busca el niño) en lugar de un castigo. Como dije antes, en muchas ocasiones no tenemos en cuenta que el prestar atención a una conducta problema, ya de por sí, es un refuerzo potente.


  • Organización de Contingencias

-Economía de Fichas

Consiste en la introducción en el medio de un reforzador artificial generalizado (ficha) que el niño obtendrá por la realización de conductas adecuadas, y que posteriormente podrá canjear por variados tipos de reforzadores. Permite introducir una o varias conductas, tanto eliminar como aumentar conductas, y controlar las mismas tanto individualmente como en grupo.
Es un procedimiento más complejo, pero eficaz y con rápidos resultados.
Se puede aplicar conjuntamente con técnicas de penalización vistas anteriormente.
Para desvanecer el programa, y conseguir que las conductas se mantengan finalmente sin tener que recurrir a las fichas, se puede incrementar el tiempo entre las entregas de fichas, el criterio para obtenerlas, reducir el número de fichas ganadas por la ejecución de las conductas positivas, o aumentar el número de fichas necesario para obtener los reforzadores.

-Contrato Conductual

Documento escrito sobre las acciones que el sujeto se compromete a realizar y las consecuencias del cumplimiento o no de las mismas.
Se puede aplicar cuando el sujeto no tiene claras las consecuencias de su conducta, o cuando no podemos ejercer un control extenso sobre el medio (por abarcar este distintos ámbitos quizá).
Una ventaja es que permite el aprendizaje adicional de habilidades de especificación, empatía, negociación y compromiso. Además, es deseable que implique a varias personas, puesto que así éstas funcionan a la vez como controladores y como fuente de reforzamiento.
Más útil, rápida y práctica que la Economía de Fichas, especialmente cuando no hay limitaciones cognitivas y no es necesaria una reestructuración completa de las contingencias del medio.

  • Organización Estimular Antecedente
A diferencia de las técnicas vistas anteriormente, en este caso manipulamos los antecedentes de la conducta a eliminar, en lugar de los consecuentes.

-Control Estimular

Se trata de modificar ciertos aspectos del entorno físico o social del individuo, que alterará la probabilidad de ocurrencia de una determinada conducta. Por ejemplo, retirar el ordenador del cuarto del niño para que no se entretenga, separarlo del compañero con el que habla mucho en clase, no poner la asignatura de Educación Física a primera hora para que no afecte negativamente a la capacidad de concentración, establecer momentos para ir al servicio para que posteriormente no se interrumpa la clase, o practicar un breve ejercicio de relajación antes de un ejercicio que provoca mala ejecución a causa de la ansiedad, son ejemplos que se me ocurren.



No quisiera terminar esta entrada sin recomendar uno de los programas de la televisión que verdaderamente divulga una Psicología Científica (y no como las hipnosis, terapias en vivo, u otras chapuzas de ciertas cadenas), y en la que podemos ver aplicadas algunas de estas técnicas, que se intentan enseñar de una forma muy simplificada a padres de niños algo revoltosos. Se trata de Supernanny. Programa que muchos conoceréis. Y los que no, os animo a verlo.

Por último, quiero comentar que también hay otros procedimientos más centradas en trabajar variables más cognitivas como la ansiedad, atención, memoria, habilidades sociales, etc, (Modelado, Relajación, Entrenamiento Asertivo y en Habilidades Sociales, Técnicas de Autocontrol,...). Pero he querido centrarme en lo más básico y más al alcance de los padres y de los profesionales que trabajan en el aula en el día a día con los alumnos.

Bibliografía utilizada y para ampliar: 

- Cidad Maestro, E. (1988) Modificación de conducta en el aula e integración escolar. Madrid: Cuadernos de la UNED.

- Munilla Suárez, E. (2011). Terapias Psicológicas y Técnicas de Intervención Madrid.

- Banús Ll., Sergi. "Técnicas Modificación Conducta Aula". Disponible en la Web: http://www.psicodiagnosis.es

1 comentarios:

alba dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario en la entrada